Mi vestido elefante

Estos días, en un alarde de nostalgia o vete tu a saber por qué, me puse a hacer memoria, a pensar en que momento cogí las agujas por primera vez, y recordé que fue siendo bastante pequeña.

Como muchas tejedoras, me viene de familia. Mi madre era una auténtica artista y hacía cosas geniales, así que me picó el gusanillo bastante pronto. Aunque, cuando era niña, recuerdo que no tenía la paciencia necesaria ni para hacer un solo cuadrado.

Continue reading “Mi vestido elefante”